Con su esfuerzo cotidiano, trabajadoras del hogar dignifican millones de hogares mexicanos: PT Michoacán

Con su esfuerzo cotidiano, trabajadoras del hogar dignifican millones de hogares mexicanos: PT Michoacán

  • El trabajo del hogar contempla tareas domésticas y de cuidados personales, pero la mayoría no contempla contrato, seguridad social ni prestaciones, llegando a extremos de franca servidumbre.

Uruapan, Michoacán, a 30 de marzo de 2020.- La mayoría de las y los mexicanos, no consideran como “trabajo verdadero” o “real”, aquel que, en los hechos, se desempeña de manera cotidiana y es necesario para mantener un hogar limpio, ordenado y con comida servida varias veces al día, durante todas las semanas, de todos los meses de cada año; es decir, el trabajo que convierte un lugar en un hogar digno para vivir.

El trabajo doméstico es aquel que se realiza en el hogar, para el hogar y para quienes ahí habitan; ello incluye, además de tareas domésticas de limpieza y cocina, cuidados personales (de personas enfermas o convalecientes y personas adultas mayores, por ejemplo), así como el cuidado de bebés, niñas y niños. De acuerdo al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), “trabajo del hogar”, es el nombre con el que las trabajadoras reivindican su actividad económica y productiva.

Es importante dimensionar que, en México, el universo de trabajadoras y trabajadores del hogar –9 de cada 10 son mujeres- alcanza los 2.3 millones y que, pese a este importante número de personas, es un sector cuya importancia es generalmente invisibilizada y que, además, se ha encontrado en una discriminación estructural al no poder ejercer sus derechos y no contar habitualmente con seguridad social. Incluso en algunos casos, estos esquemas de empleo están cercanos a la imposición de condiciones de servidumbre o esclavismo.

En el marco del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, del contexto de esta pandemia mundial generada por el COVID-19 y de la contingencia sanitaria en nuestro país, reconozcamos esta actividad como un trabajo digno, de personas dignas; así mismo, revaloremos el papel fundamental que desempeñan las trabajadoras del hogar para sostener y dignificar los espacios donde habitamos y pasamos una parte sustancial de nuestras vidas, donde descansamos, nos alimentamos y recreamos, no sólo como personas sino como familias y sociedad. Dejemos de lado los estigmas y prejuicios que nos llevan a considerar el trabajo en el hogar como “las actividades naturales de las mujeres”.

En este marco, el Partido del Trabajo reitera su compromiso de seguir luchando para que los derechos de las personas que se dedican a estas labores sean reconocidos y respetados sin excepción. Por ello, #ElPTestáDeTuLado

Deja una respuesta